Hasta los cojones de Iraq: Torturas a homosexuales sellando su ano con pegamento

Si. Hasta los cojones.  Tanto de una parte como de otra, de los unos y los otros. Hasta los cojones tanto de sunitas y chiitas como de esta sociedad que solo intenta ver el lado humano de Iraq creyendo creer que los podemos educar y «Europeizar».

Mi indignación se desborda, llegando a niveles impensables. La noticia de las practicas en Iraq tienen la culpa.  Los homosexuales están mal vistos y son perseguidos por milicianos que les torturan poniendo un tipo de pegamento especial, con un agarre muy fuerte, en el ano, realizando un sellado del mismo.

Una vez realizado esto, les obligan a beber un laxante que les produce diarrea y esta a su vez les produce la muerte ya que el ano se encuentra sellado y no pueden defecar. Lo mejor de todo esto, sin duda, es que graban estas acciones y las ponen a disposición de todo el mundo.

No se que es peor:  la caída del régimen de Sadam Hussein o la nueva situación a la que de algún modo todos hemos contribuido y donde ahora, las cabezas visibles de EEUU y Reino Unido, dicen que no quieren saber nada del tema porque no quieren oponerse al gobierno Iraqui. Flipa!!!!!

Y la cosa no acaba aquí. Algunos hospitales niegan la asistencia a las personas que han sufrido este tipo de vejación y les dejan morir. La única solución posible para solucionar el sellado del ano es la cirugia.

Parece ser que con la milicia Iraquí, responsable de todo esto,  hay diversión para rato. Para finalizar, porque la indignación no me deja escribir, comentar que por si esto no fuese suficiente algunos de esos cuerpos  han sido encontrados atados, con un mensaje escrito en papel que dice «pervertido».

4 comentarios sobre “Hasta los cojones de Iraq: Torturas a homosexuales sellando su ano con pegamento”

  1. aunque me resisto a serlo, cada vez comprendo más a las personas que se vuelven racistas, pero en mi caso creo que soy plenamente racista con las religiones y sus seguidores…..

  2. Ante situaciones como esta…que nos queda más allá del grito de rabia y el puñetazo sobre la mesa? A quién debemos acudir para que se detengan estos y tantos otros crímenes contra la humanidad?

  3. La primera vez que lo lei me traumaticé muchisimo, estube todo el día de mala ostia y no quise ver ni hablar con nadie. Me parece muy fuerte que haya alguien con imaginacion como para realizar esa clase de torturas a gente inocente por el mero hecho de divertirse y joder a los demas.

  4. Qué es esto por Dios ! quién puede tener la mente tan cerrada para actuar de esta manera ? definitivamente hay personas que se quedaron con una mentalidad cavernicola y no progresaron. Es una lastima leer estas cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.