2.102 views

Vicky Cristina… Barcelona

Durante el verano de 2007 Barcelona estuvo colapsada por el rodaje de esta película. Me acuerdo una tarde, bajando por el céntrico Paseo de Gracia, ver una muchedumbre delante de la Pedrera, el famoso edificio de Gaudí. Calles cortadas, camiones de vestuario, de maquillaje, de catering, grupos electrógenos, un montón de cables que cruzaban la calzada, mucha gente en las aceras, subida a las farolas… Yo me sorprendí. Pero en seguida lo pensé: como no va a acudir gente a un rodaje si la misma prensa local publica en primera página los lugares donde se va a rodar! Ver a Woody Allen, a Scarlett, Penélope o Bardem en plena acción y gratis, no pasa todos los días. Durante esos días hubieron presentaciones oficiales, con ministra incluida, presentación del póster, concierto de clarinete con su banda de jazz en el teatro del Liceu. Todo eran mimos para las estrellas.

Se comenta en la ciudad de Barcelona que Woody tuvo todas las facilidades por parte del Ayuntamiento, incluso se dice que la película es un encargo municipal para promocionar la ciudad a nivel internacional. Incluso, ya puestos a decir, sospecho que el nombre de la ciudad en el título tiene algo que ver con todo este embrollo.

Todo esta locura generó mucha expectación por ver la película y creo que el resultado final ha sido inversamente proporcional al interés creado.

Y vista la película, he quedado un poco decepcionado. No es la típica película de Woody; diálogos mordaces, toques de humor, donde todo tiene su lógica, su razón de ser y la trama va fluyendo con ritmo constante… como la vida misma. En esta película esto no pasa: las situaciones son forzadas, el personaje de Penélope Cruz no me lo creo, el ritmo es una linea quebrada, con acelerones y frenazos, y el final es totalmente inverosímil.

Mi opinión es que es una película hecha con bastante rapidez, con un guión poco elaborado, como consecuencia Woody dejaba mucha libertad a los actores para improvisar. Sirva de ejemplo la anécdota de cómo llegó a sus manos la canción Barcelona, interpretada por el grupo Giulia y los Tellarini. El grupo se enteró de que el director se alojaba en el Hotel Arts, un día entraron, fueron a recepción y dejaron un CD para el Sr. Allen. Parece ser que entre la cantidad de cosas que le dió el recepcionista ese día, el Sr. Allen se fijó en el CD, lo cogió, lo hizo poner en el coche que utilizaba para sus desplazamientos y ¡perfecto!: una canción con título Barcelona… ya tenía solucionada parte de la BSO y la canción ya estaba grabada, ¡genial! Sin embargo, otra vez se hace patente la buena utilización de la música como soporte de los personajes, se intuye una melodía diferente que identifica y diferencia a cada personaje. A veces dando un sentido diferente al que tiene la música original, como por ejemplo utilizar un villancico navideño tradicional catalán.

De todas formas reconozco que la película tiene su intención, y plasma sin tapujos las diferentes visiones de vivir el sexo y el amor. Y la moraleja que saco es lo importante que es saber lo que quieres y lo que no quieres.

No creo que esta película pase a la historia del cine y es una lástima. No soy muy seguidor de la filmografía de Woody Allen, pero recuerdo Manhattan, otro decorado urbano, que me emocionó, o la misma Match Point, escenario londinense, que te involucra poco a poco en la trama. Vicky Cristina Barcelona, está muy lejos de ser una obra de arte. ¡Ojalá me equivoque!

Más información en la web de la película


Sobre esta entrada