1.571 views

Polo Sur – Javier Ojeda

Imagen de previsualización de YouTube

Tema: Besos al aire. En directo y donde Javier Ojeda demuestra quien es.

 

Ya sé que este post no es de un disco reciente, pero lo tenia pendiente y he aprovechado para actualizar con más info.

Como ya comente hace días Polo Sur me esta acompañando, desde hace algo más de un mes en los muchos viajes que, por trabajo, estoy realizando y he descubierto, después de muchas escuchas, que es un gran trabajo y que cuenta con una producción muy cuidada y de lujo para cada canción.

Se aprecia como las canciones han sido envueltas, presentadas en diferentes atmósferas, en unos cuidados ritmos (muy diferentes según la canción) donde nada ha quedado en el aire.

Polo Sur certifica varias cosas. Una, que Javier Ojeda pertenece por todo derecho a una transgeneración de cantantes teatrales, de histriones de la voz, en un país, España, donde a los intérpretes masculinos, salvo excelsas excepciones, les ha dado siempre mucha vergüenza salirse de su carril vocal y expresivo. Un ejemplo para entendernos: a Brassens o Brel sólo lo podían trasladar en español cantantes latinoamericanos. En España o somos muy excesivos o tenemos mucho sentido del ridículo. Javier es por mediterraneidad (o mejor, ‘malaguitud’), condiciones vocales y físicas, origen y carácter, formación musical y por llevar más años en el escenario que un palmero de Lola Flores, miembro de esa lista heteróclita de intérpretes donde habitan desde un Bunbury a un Tino Casal, desde un Raphael a un Nino Bravo, desde un Miguel Bosé a un Javier Álvarez, pasando por Mike Kennedy, por Camilo Sesto o Marc Parrot y su alias con peca.

Muy interesante las reflexiones que hace Javier el la segunda parte de la entrevista donde da su opinión de lo que esta pasando actualmente en el panorama musical.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Esta es lo que Héctor Márquez cuenta al desgranar una a una las canciones:

01.Besos al aire: El primer tema pide en su letra “Algo que poder tocar, algo que poder sentir, algo que poder soñar junto a ti” y en su sonido guitarrero nos traslada al mejor Roxy Music. En algo recuerda aquellos discos originales de Danza, A tu alcance o Contacto interior. Una vez más Ojeda canta desde la puesta de sol. La hora bruja donde tanto en Danza como en el resto del disco una y otra vez aparecen.

02.Cintura de arena: Una suerte de soul danzable y elegante a lo Erykah Badu. Con una guitarra bluesera y una sugerente línea de violín. “En las caracolas ya no se oye el mar/ cuando tú no estás”. Muestra esta melancolía tan costasoleña donde detrás de cada éxtasis solar hay una conciencia de paraíso que se marcha, de cementerio marino. Ojeda se hace fuerte en el recitativo. Muy pegadizo el estribillo.

03.El vaivén de las olas: Con ruido de proyector de película escuchamos una entrada de bajo que podría firmar U2. “Hace algunos años todo llevaba un ritmo más lento”, dice esta especie de crónica de melancólico perdedor con canción dentro de la canción. Una canción que podría versionear el mismísimo Bunbury. Tiene un poco de sus admirados Prefab Sprout, capaces de hacer micropop narrativo con alardes sinfónicos.

04.Las palabras solo son palabras: Un slide guitarrero y la batería de Coki abren este tema contundente. Con la voz de Susana Alva, la cantante de sus paisanos Efecto Mariposa, casi devolviéndole el favor de las 48 semanas de número 1 en 40 principales que el tema No me crees, cantado a dúo con él, supuso. “Las palabras sólo son palabras. Nada cambia todo sigue igual” dice este buen estribillo que musicalmente podría firmar Gainsbourg.

05.Amor es droga: Unos jadeos abren esta versión del maravilloso tema de Ferry y Roxy Music, Love is the drug, con versión en español de Antonio de la Rosa el último letrista de Danza Invisible… Curiosamente, suena más al Bowie de Let’s dance que al Ferry que lo idolatraba desde siempre. En estos temas Ojeda muestra su adeene como quien enseña una cicatriz de la que no se avergüenza. Garitos nocturnos y canalleo en una voz que ya tiene solera.

06.Emborrachame de amor: Seguimos con las versiones. Emborráchame de amor muestra una de las debilidades del cantante: los clásicos latinos y del bolero. Los agudos de Javier le permiten hacer cosas que sólo un Héctor Lavoe (uno de sus héroes y malditos que alientan sus gustos) puede permitirse. Sin embargo, como en otras ocasiones, no hay camaleonismo bowiano, sino ojedización. Canta con suavidad y chulería cool algo donde podría desatarse, pero no lo hace. “Bolero portuario, con olor a mar”, definió esta canción su compositor, el peruano Mario Cavagnaro. Los teclados del malagueño Toni Romero le dan el tumbao y el feelin’ que necesita esta pieza. De nuevo Javier en su club peculiar, casi cantando en el Teatro del Silencio de Mullholand Drive.

07.Cuestión de fe: Volvemos a pie de orilla con un puntito funky. El lugar donde las emociones de Ojeda le invitan a la reflexión sobre el paso del tiempo. Con letra de Antonio de la Rosa, canta: “Cualquier ilusión perdida/ Puede encontrarse después/ Porque a veces esta vida/ Es sólo cuestión de fe. /De pie frente a la playa/ Veo al mar romper su pena/ Y no importa dónde vaya/ Que siempre vuelve a la arena. /Es sólo cuestión de fe”, permite a Ojeda mostrar sus calidades vocales más elviseras. Un histrionismo vocal sin caer en la autoparodia ni en el egocentrismo. Los coros de Tachenko también brillan.

08.Páginas en blanco: La guitarra nos vuelve a llevar a la melancolía pop. Un tema escrito por el Sr. Gris sobre la falta de inspiración. De nuevo el aire de caída de la tarde con brisa marina cercana. Los coros de Alicia Carrillo y el saxo de Roberto Cantero le dan un plus de ternura y sensualidad al tema.

09.uegos: De nuevo Javier se marca una versión. En esta ocasión del Tell it like it is, que popularizó el soulman y baladista de color Aaron Neville, con música y letra de George Davis y Lee Diamond. Basada en la adaptación al castellano de Freddy Fender. Javier la canta estupenda y sencillamente.

10.El extraño viaje: Las olas del mar y una cita sonora a la celebérrima banda sonora de Encuentros en la Tercera fase abre esta otra canción de ambiente marino, sirenas cercanas con citas cinéfilas. Es el tema con aires más flamenco chill. Ma non troppo. Javier le pone voz a un mensaje teatral muy soul dentro una botella. Fantásticos los coros femeninos de Natalia Clavier.

11.Sin ti: Este funky con recitativo sobre la sensualidad es su sexual healing, donde más recursos seductores y eróticos saca con su voz. Con un deje aflamencao, Javier se deja mecer y mece a la chica que quiera creer que a ella se la canta. Sonará en discotecas, seguro.

12.Pegado a tu cuerpo: Unas campanitas de fondo anuncian que acaba el disco con su primer single. Pegado a tu cuerpo, con letra de Juan Mari Montes y un estribillo pegadizo. Y una línea más ochentera. Una vez más el bajo –los bajos– de este disco, junto a los teclados y las guitarras marcan el ritmo y la cadencia. El nanana del estribillo sirve para irse con una extraña mezcla de sensualidad, alegría y melancolía. Te entran ganas de comenzar de nuevo a hacer girar el círculo.


Sobre esta entrada