924 views

Nada por andar

Cuando ya no quede nada,
ni un soplo de aire por el que luchar
entonces sabré que ha llegado
el momento de marchar.

Me iré silencioso e igual que vine
volveré a marchar y todo habrá
sido un sueño del que pronto
ni rastro quedará.

De puntillas andaré para
que mis pasos no puedan molestar
y en mis pulmones aire retendré
evitando enturbiar ambiente
donde se deba respirar.

Marcharé sereno de que mi
rastro jamás se pueda seguir
y tragaré el polvo
de mis pasos al caminar.

Buscaré  destino donde
volver a empezar y tiraré
sentimientos de culpa y
ansiedad.

Romperé el pasado y la
cuerda que los pueda ligar.
Será otro sueño, otra vida,
otro lugar.
Será otro tiempo, otra deseo,
diferente felicidad.


Sobre esta entrada