709 views

Hablando con Fon Román

Después de perderse entre cuerdas electrónicas junto a Suso Saiz, su compañero de travesuras en Trash of Dreams, el chico más atrevido de Piratas se asomó al patio de un colegio vacío y se encontró con el gusanillo del pop enseñándole los dientes. “Silencio cómodo en un jardín descuidado” es el primer disco de Fon Román y está publicado en Subterfuge. Hablamos con él justo después de su primer concierto “en toda regla”.

Enhorabuena por el estreno. Tocaste en Madrid hace unos días pero, teniendo en cuenta que fue un acústico “entre amigos”, podemos decir que este ha sido el primero…
Sí, ya pasó lo peor (risas). El primero es el más difícil, y además la sala, bufff, la más perra que me podía imaginar… supongo que lo habéis notado pero el sonido estaba rebotando todo el tiempo; la verdad, podía estar un poco más acondicionado…

Sí, sí se notaba, pero bueno, tampoco ha sonado tan, tan mal (o a de peores hemos ido) ¿Qué tal tu experiencia como cantante?
Mmm, bien, bien, yo me apruebo a mi mismo, jeje. Bueno, en serio… bien, aunque ahora hay que aprovechar, bolo a bolo, para ir mejorando. Estamos aquí para seguir aprendiendo y mejorar errores.

¿Y el reencuentro con el público? Ya lo has dicho en el concierto, éramos pocos, pero bien avenidos…
Sí, pocos, pero con buena energía, yo lo notaba en algunas caras, energía positiva…

Y con las canciones aprendidas. A nosotros nos ha sorprendido la diferencia de edades… Antes estábamos comentando un poco el posible efecto “boomerang”, gente de Piratas que venga a verte, gente que ha llegado a “los Ferreiro” y de ellos a Piratas y a ti, y cosecha propia que a partir de ti llegue a hacia ellos…?
Sí, es posible. Había de todo, yo he visto gente mayor pero también muy jóvenes… claro, lo suyo sería los que vienen por ti mismo, pero lo otro también es inevitable, es como las ventanas que se abren en Internet…
Por lo visto no vais a hacer versiones de “Piratas” en los directos, no al menos esta noche…
Bueno… hemos estado a punto de hacer una, pero al final no la hemos hecho, nos la guardamos para Madrid la semana que viene, tenemos un concierto en la sala El Sol… y encima van a venir un montón de amigos de Coruña. Pero en principio queríamos desmarcarnos un poco, separar las cosas, no digo que no hagamos alguna, pero no que se convierta en algo rutinario.

Tú venías de una discográfica como Warner y ahora estás trabajando con Subterfuge. ¿Qué tal el cambio?
Pues muy bien, la verdad. De momento, todo muy bien. Yo también quería empezar con algo más pequeño, más familiar, donde realmente te sientas uno más… y también donde te cogen desde el principio y participan de tu evolución. Se trabaja de otra manera, en una multinacional sabes que si en dos meses no funcionas te vas fuera.

Bueno, volviendo al concierto e independientemente del rebote del sonido, me ha sorprendido mucho toda esa riqueza que le habéis sacado a los temas… El disco suena mucho más acústico, más básico, y la verdad es que era curioso; primero porque dentro de Piratas siempre eras el que experimentaba con sonidos y también porque después de la evolución hacia la electrónica de los últimos años de Piratas, os separáis y tanto el disco de Iván como el tuyo abandonan todo eso y suenan mucho más “básicos”.
Sí, bueno, nosotros nunca fuimos electrónicos, si bien no nos cerramos a nada y el sonido fue evolucionando. Pero sí, es cierto, siempre me ha gustado mucho más experimentar en el directo, por ejemplo hoy, los finales de las canciones pues supongo que recordaban bastante a lo que hacíamos con Piratas, claro, esto en el disco no lo voy a hacer porque no puedo estar rallándome diez minutos, pero en el directo me gusta mucho… además de decorarlo lo hace más rápido.
Sí, la intensidad es mucho mayor, es como darle una nueva dimensión a las canciones.
Sí, les das un plus, algunas cogen hasta otro espacio… eso es también lo bueno del directo, se nota también mucho la complicidad con el resto del grupo. El batería por ejemplo sólo lleva una semana, pero está a tope. Con los otros ya llevaba tocando algún tiempo, con el hijo de Suso, el benjamín, que claro, es como de la familia…

Con Suso, además de la producción del disco tienes el proyecto de Trash of dreams. ¿Es un trabajo puntual o vais a seguir con él?
No, seguimos seguimos. Ahora después de las presentaciones de este disco, que serán hasta diciembre, queremos seguir a ver si nos salen más bolos con Trash…, e ir poco a poco pero seguir haciendo cosas. Para mi es una fuente muy importante. Es el sonido más esencial, más puro… algo que no te puede alimentar económicamente, claro, pero te alimenta por dentro, que es lo más importante.

También es una manera de quitarte la espinita de la experimentación, que hablábamos antes… de hacerlo también con libertad, porque a veces si mezclas dos estilos acabas limitándolos, por incompatibilidad, por público…
Sí claro, es básico tener un espacio donde hacer cosas así, sin limitarte… y mejor separarlo, esto es pop, con influencias o tendencias, como quieran llamarlo, y lo otro es como te decía, la fuente imprescindible.

Texto extraido integramente de Supernovapop


Sobre esta entrada