899 views

Dulce tempestad

Dulce tempestad que llegas del cálido sur
Y te confinas en lo más profundo del corazón
para no marchar jamás y así entrelazar estas
noches de velas, de vino, incienso y saciedad.

Mi vida se va aferrando a tu existencia
y aun sin saber si es bueno o malo,
los versos de precario poeta van cogiendo forma.

Felina mirada, mirada del sur
revientas mi vértigo como el ocaso
revienta con el nuevo sol y provoca
una explosión de color.

Descorchando botellas de vino
para descorchar una nueva felicidad.
Cruzar a nado la llanura de la realidad
y la ilusión asoma, viene y va.

Lorca pone música de fondo mientras
sigo decidiendo el color de una pared
En la cual te quiero involucrar y así,
pintar y pintar.

A veces Bunbury le acompaña y otras
son mis coros que puedes escuchar
Por toda una habitación, en el coche,
en la ducha, en lo mágico del corazón.

Felina mirada, corazón indomable, rey de sur
llegaste con la noche más corta, con la pólvora
y el fuego de una noche de verano y sin saber
que desafiarías tanto a tu cordura, tanto a la mía.

Amanides que ya son parte de tu vida,
de un recuerdo, de todo lo vivido y lo que vivirás.
De lo bueno, lo malo, lo que vino
y también lo que vendrá.

                                                               Et trobo tan a faltar….


Sobre esta entrada